La teoría del cubo de basura

La teoría del cubo de Basura

Piensa en tu vida como un camino por descubrir. Uno de los gajes del oficio del descubridor es exponerte a encontrar cosas valiosas o cosas sin valor. No hay nada peor que descubrir que tras mucho tiempo, esfuerzo y ganas te has encontrado con algo que realmente no merece la pena. Por contra, no hay nada más gratificante que encontrarnos con algo realmente valioso tras el esfuerzo que nos ha costado. En ese momento nos sentimos triunfadores.

Volviendo a la situción detallada en primer lugar, ¿qué sucede cuando descubrimos que algo por lo que hemos luchado realmente no ha merecido tanto dedicación? Resulta frustrante comprobar que algo que parecía brillante y precioso a lo lejos, una vez que está a nuestro alcance es feo y carente de valor. Has de decidir: ¿realmente esto no es tan valioso como pensaba o es que soy un inconformista y siempre deseo lo que no tengo? Si el verdadero motivo es que eres un inconformista el problema lo tienes tú. Difícilmente te sentirás satisfecho con cualquier logro. En este tipo de situaciones tu comportamiento de búsqueda está enmascarando otros vacíos que no cubres con tus conquistas, por eso no te satisfacen. Esto da para otro artículo que trataremos en un futuro: los eternos buscadores insaciables.

¿Qué sucede si ese algo no es tan valioso porque simplemente no lo vale? ¿Y si no es algo que sea tan bueno para ti como pensabas? En ese caso, lo desechas, lo apartas, lo dejas y te centras en otra cosa. Podemos utilizar la imagen de “echarlo en tu cubo de basura particular”. En ese cubo está incluido todo lo que no te ha gustado, no te gusta y, probablemente, no te gustará en el resto de tu vida. Ese cubo es enorme, tanto como tus experiencias. Sabes que cuando te expones a nuevas experiencias hay la misma probabilidad de que algo te guste o te disguste, por lo que cuanto más grande sea tu cubo de basura más puedes decir que has vivido y experimentado.

Conforme vas viviendo tu cubo se abre y se cierra para dejar paso a nuevos contenidos. Generalmente, el camino es siempre de entrada. Cuando algo te disgusta mucho, cuando tienes muy claro que no te agrada, permanece inamovible en el fondo de tu cubo de basura. Los elementos que están en el fondo de tu cubo son los que te han provocado emociones más negativas. Los que permanecen en la superficie son los que te disgustan menos. Por eso, si algo va a salir de tu cubo será lo que esté en la superficie, más a mano, lo que a su vez es lo que menos daño o disgusto te ha provocado.

Ten muy claro que la disposición de la basura no es algo aleatorio, sino que este posicionamiento está distribuido de este modo para protegerte. ¿Qué pasaría si los elementos más dañinos estuvieran en lo alto del cubo, a tu alcance para sacarlos en cualquier momento? Pues sucedería que constantemente estarías volviendo a cometer los mismos errores, los que más daño te han hecho. Por ejemplo, seguro que en el fondo del cubo están las relaciones en las que has salido mal parado, relaciones del tipo que sean (sentimentales, familiares, amistades, etc.). Si estuvieras removiendo constantemente esas relaciones tu herida no cicratizaría y siempre te harían daño. Por eso, la disposición del cubo es la que es para protegerte.

Ahora bien, ¿y si tu realidad no es estimulante? ¿Y si no tienes en tu vida nada atractivo a la vista? ¿Y si tu vida es monótona y aburrida? En esta situación de falta de estímulo, de ausencia de cosas nuevas, nuestra basura puede resultar muy atractiva. Sabemos que lo que hay en ese cubo es por un motivo: nos hizo daño en el pasado. Pero en el pasado no teniamos una realidad tan carente de sentido como es la presente, por tanto ¿por qué no buscar en nuestra basura a ver si hay algo que eché por error? Este planteamiento, sé sincero/a, ¿cuántas veces te lo has formulado? Ahora, sé sincero/a de nuevo: ¿cuántas veces te ha salido bien la jugada de volver a buscar en tu basura? Piénsalo.

Revolver nuestra basura es siempre malo para nosotros. Sabes que ahí hay cosas que fueron importantes para nosotros para bien o para mal, pero importantes al fin y al cabo. No obstante, no son cosas presentes. Dicho de otro modo, esa importancia en tu vida tal vez no la tenga otra cosa en tu momento presente y si vuelves a por ellas es porque quieres dársela como consecuencia de que en el presente no tienes nada tan estimulante como eso fue en su momento más álgido. Al final, siempre sale mal porque lo que era estimulante (y te salió mal además) en el pasado no ha mejorado desde entonces porque estaba guardado, aislado de ti y tú de él, y así no ha crecido, no ha sido alimentado. Por tanto, sacarlo y tratar de retomar algo desde el punto en el que lo dejaste es irreal, porque el tiempo no se ha paralizado y tú y esa basura no sois los mismos que os despedisteis la última vez. Además, la decisión de rebuscar no la tomas en función de tu deseo, sino en función de tu necesidad, actuando igual que los vampiros de energía, como ya comentamos en este artículo.

Un dilema que todos nos hemos planteado en algún momento de nuestras vidas es el referente a nuestras anteriores relaciones sentimentales.

En un momento de nuestro pasado desechamos tener una relación con una persona y seguro que tomamos esa decisión con importantes motivos. Esos motivos pesan y colocan esa bolsa de basura en el fondo del cubo. Ahora no tienes tan presente esos motivos negativos porque el tiempo ha pasado y tu herida ha cicatrizado pero el hecho de que el tiempo todo lo cure no convierte ese elemento que desechaste a la basura en algo bueno hoy día. Tan sólo lo convierte en algo que te llamó la atención en tu día y te puede distraer en el presente si no tienes nada atractivo a la vista.

¿Se te ocurre algo menos interesante que hacer en tu día a día que meterte dentro de un cubo de basura y remover toda tu porquería para ver si encuentras algo bueno? No caigas en la trampa de ocupar tu tiempo removiendo basura del pasado. En el mejor de los casos, sólo encontrarás algo podrido. Por tanto, no pierdas el tiempo buscando en tu basura porque se te acumularán cosas que tienes que desechar en tu presente y te distraerá de cosas que actuales que te merezcan la pena y puedas disfrutar.

Puedes encontrar más información sobre este teoría en http://mediaccion.net/2014/02/13/reflexion-por-que-comes-de-tu-cubo-de-basura/

 
Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

12 Respuestas a “La teoría del cubo de basura”

  1. Fran,me he leído el cubo de la basura dos veces y aunque estoy de acuerdo en todo lo que cuentas, me cuesta mucho no buscar en el cubo la felicidad que anhelo y algún día tuve. ¿Es posible salir de una dependencia emocional y no volver a crearla con otra persona?. Siento que estoy en el cubo de la basura junto con aquellos buenos recuerdos y quiero que las cosas vuelvan a ser como antes, pero por más que lo intento no lo consigo. Lo único que he logrado es acabar con mi dignidad y aguantar faltas de respeto a cambio de migajas de cariño. Sin embargo no sería capaz de vivir sin él. Me estoy muriendo en vida y no sé que debo hacer. Un saludo.

    1. Catalina, la experiencia me ha dejado claro que cuando uno está en el cubo de basura removiendo recuerdos es porque no tiene nada mejor a la vista.

      ¿Si tuvieras una persona más intersante en la que pensar estarías perdiendo el tiempo en revivir malos recuerdos? Yo creo que no.

      La clave es tener otras opciones. Puedes confiar en la suerte o puedes comenzar a trabajar por conseguirlas. Te recomiendo que, por ejemplo, comiences a salir, ese es el primer paso para conocer gente nueva y ver tu realidad desde otro punto de vista.

      Si lo deseas, también puedes consultarme de modo profesional. Puedes encontrar la información en este enlace

      http://online-psicologo.com/contratacion-2/

      Un saludo.

  2. Hola Fran. Después de tres meses he vuelto a leer este artículo y sigo buscando en la basura a pesar de que han pasado otras cosas en mi vida. ¿Existe alguna persona en el mundo que no haya logrado superar una ruptura sentimental?. A veces siento que la vida se me escapa pero no me importa, quisiera desaparecer Fran, pues hasta cuando estoy dormida no dejo de soñar con él. Me siento vacía y atrapada en mi misma.

    1. Hola Catalina.
      Existe mucha gente que no logra superar el proceso de duelo tras una pérdida en su vida. Aquí van incluidas en su mayoría pérdidas o rupturas sentimentales (deseadas o no).
      Por lo que me comentas es probable que estés anclada en una de estas etapas del proceso de duelo y que no estés avanzando.
      ¿Qué te parece ponerte a trabajar en tu situación? Podemos trabajar online tu situación. Tienes toda la info en http://online-psicologo.com/contratacion-2/
      Un saludo

  3. Hola Fran, me parece muy bueno tu artículo, estoy totalmente de acuerdo con él, y te felicito por tus publicaciones, me parecen extraordinarias y de mi gusto.

    Si bien es cierto que no dejas de rebuscar en la basura, o pasadas experiencias por el hecho de que en la actualidad no hay nadie que t ilusione o te llame la atención, pero creo que parte de tus consejos hace falta mucho “tiempo” para superar algo como de la Catalina, la entiendo muchísimo, unas personas necesitan más tiempo que otras, así que Catalina se paciente, lo vas a superar, tienes que valorarte como la gran mujer y persona que eres, y si esta persona no t valoró, te humilló, y te faltó el respeto es que no t merece para nada, algún día encontrarás un sol que t iluminará y te amará de verdad, de eso estoy segura.

    Yo sufrí un caso mucho más complejo que el tuyo, que no he sido capaz de contar a nadie, y por el cual sufrí muchísimo durante muchos años, casi 6, pero un día m arme de coraje y m fui le dije adiós aquí te quedas, me mude lejos, y nunca más m ha vuelto a ver. Ya hace 10 meses que no le veo, y al principio de llegar donde vivo ahora, lo pase fatal, parecía que se m había muerto alguien, la sensación de perderle para siempre, me hizo estar llorando durante casi dos meses todos los días, incluso volvía de trabajar y ya estaba llorando, pero ahora estoy mejor, y no voy a volver atrás.

    Yo siento que aún le quiero, porque fueron muchos años, pero me decepcionó mucho me hizo demasiadas cosas, y lo peor de todo, m dejo ir con los brazos cruzados, sin mover un dedo, y tampoco nunca m buscó, no vino a por mi….que quizás era lo q yo esperaba que hiciera algo si de verdad m quería.Nuestro problema es q nos hemos enamorado más que ellos.

    Yo ahora estoy saliendo bastante más, y estoy mejor, aunque el problema es que no m fijo en nadie, no creo encontrar a alguien porque nadie m gusta, ni m atrae, sólo él, pero supongo q es cuestión de tiempo, algún día tendremos esta parte que nos falta para ser felices, un saludo, ánimo!!!!

    1. Gracias Tony por tu comentario. Por aquí y por facebook mucha gente me ha comentado que se siente identificada con el artículo y para mí es una satisfacción que tantas personas os veáis reflejadas en él. Creo que una de las cosas importantes de todo esto es que cualquiera sepa que algo no le pasa solamente a él/ella, sino que todos hemos pasado por el mismo punto del camino en algún momento de nuestras vidas. Por tanto, veo que el objetivo del artículo está cumplido.

      De lo que comentas sobre tu caso creo que la frase clave es “…me decepcionó mucho me hizo demasiadas cosas, y lo peor de todo, m dejo ir con los brazos cruzados, sin mover un dedo, y tampoco nunca m buscó…”. Creo que en esas letras queda claro tu resentimiento porque no reparara el daño que te pudiera hacer. Parece que hablan tus sentimientos. El sentirse querido o querer a alguien es una droga más poderosa que cualquiera que puedan hacer en un laboratorio y esa frase es la que escribe alguien que en su día (permíteme la expresión) fue un “yonky emocional”. Por mucho que te hubiera hecho, si él hubiera dado muestras de interés en no dejarte escapar te hubieras visto recompensada en cierto modo. Qué injusto para ti si eso hubiera pasado, no?

      Creo que tuviste mucha suerte de que esa persona no fuera tras de ti. Te facilitó la decisión de apartarle de tu vida, de meterle en el cubo y mirar hacia otro lado.

      Está claro que ésta, como una gran mayoría de situaciones, es una cuestión de tiempo. Conforme pasa el tiempo, si sigues en tu camino, en tu sitio, te harás más fuerte. Eso no significa que no puedas tener altibajos en ese trayecto. Lo que cuenta es mantenerte, no cambiar de decisión. De ese modo, haces valer el tiempo que has dedicado a meterle en el cubo.

      Sobre encontrar a otra persona. Es normal que no encuentes a nadie interesante. Cuando se pasa por un proceso de desgaste emocional es normal que, salvo que encuentres a alguien que te impacta para bien porque conecte contigo, no estés interesada en nadie “del montón”. Tu experiencia te dice que una relación puede ser muy dolorosa (tomando como referencia la última) y después de períodos de tanto desgaste las personas tendemos a valorar las situaciones a otro nivel. Esta es una de las cosas que trato en mis sesiones de desarrollo personal. Has crecido a nivel personal y valoras otras cosas que mientras no las veas no te harán que te fijes en alguien. Enhorabuena, porque éste es el primer paso para saber lo que quieres.

      Un saludo Tony.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat